Castillo de Lizar

De los siglos en que Frigiliana fue pueblo andalusí se conserva en muy mal estado el que debió ser el referente simbólico más destacado durante aquel tiempo, El Castillo de Lizar.
Su demolición total se debe, según crónicas, a una orden de don Luis de Requesens, Comendador de Castilla, con el beneplácito del rey Felipe II, quien aspiraba a ver desaparecer el pueblo después de la sublevación morisca.

Castillo de Lizar


A pesar de que son pocos los restos que perduran del mismo, éstos cuentan con especial protección por la Declaración genérica sobre los castillos de España de 1949, y la Ley sobre el Patrimonio Histórico Español de 1985, a las que se sumó la protección de la Junta de Andalucía en 1993.


Se desconoce la fecha exacta de construcción del castillo, aunque algunos autores la fechan en el siglo IX, con la revuelta de Omar Ben Hafsun contra el Emir de Córdoba, y otros al siglo XI, coincidiendo con la construcción de otros recintos similares almorávides.
Tampoco se sabe cómo se estructuró su trama interior, ya que no se han realizado excavaciones arqueológicas que puedan informarnos a este respecto.

Castillo de Lizar

Si conocemos parte de su trazado exterior, ya que se conservan algunos lienzos de muralla de poca altura y restos de muros que nos hablan de una ocupación que cubría la totalidad de la corana del cerro. En uno de estos puntos, hacia el noroeste, se puede ver con claridad como se preparó la base de la muralla mediante una plataforma de ladrillo macizo, para adaptar la base de piedra del cerro a la construcción del tapial y piedra con los que se levantarían los muros exteriores.

La defensa del castillo contaría con seguridad con varias torres y al menos un acceso por la cara sur, hacia el pueblo, aunque también pudo tener otra puerta desde el norte, ya que desde este punto el acceso es más fácil.

Vista de Frigiliana desde Lizar


En la actualidad esta colina es muy visitada por vecinos y visitantes por las bellas vistas que se pueden apreciar desde allí, siendo un recorrido de escasa dificultad al que se suele acceder por la calle Chorrera.


Fuente: “Frigiliana, Guía histórica y patrimonial” José Manuel Martín Ruiz, Aurora Arjones Fernández. Editada por el ayuntamiento de Frigiliana. Proyecto Axarchauen.

Te puede interesar:

jardin-santa-fiora-el-botanico

Miel de caña de Frigiliana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *